Centenares de cristianos inician la pasión con la “hora santa” en Getsemaní

dios

Jerusalén, 17 abr (EFE).- Cientos de
cristianos de todo el mundo se congregaron hoy en el Huerto de
Getsemaní, al pie del Monte de los Olivos, para iniciar el recuerdo de
la Pasión en el jardín en el que según Santa Helena tuvo lugar la agonía
de Jesús, el prendimiento y la traición de Judas.
En medio de un solemne recogimiento, la custodia
franciscana de Tierra Santa inició la llamada “hora santa” con una larga
oración encabezada por el actual custodio o responsable de los frailes
menores de Oriente Medio, Pierbattista Pizzaballa.
Después, cientos de “scouts” palestinos
emprendieron la procesión rumbo al monte Sión y a la Iglesia de San Juan
en Gallicanto, a través del valle del Cedrón, en la parte suroeste de
la ciudad vieja de Jerusalén.
La actual localización del “huerto de Getsemaní”
es obra de Santa Helena, madre del emperador Constantino, durante su
peregrinación a los santos lugares en el siglo IV y aparece en numerosas
crónicas de peregrinos de la Edad Media, como el diplomático florentino
Giorgio Gucci.
Maravillado por la santidad que en tierras de
mamelucos percibió, el entonces frondoso huerto cautivó su relato: en
Getsemaní se arrodilló, vencido por la densa sombra de unos olivos que,
según le relató el guardián, 1.300 años antes habían sido testigos del
sufrimiento y la angustia del Señor.
Más de siete siglos después, Emile, un palestino
de rostro enjuto y manos callosas, cuida con mimo, cada mañana, el
jardín en el que, de acuerdo con la tradición, sobreviven ocho de
aquellos arboles que Gucci veneró y que estudios patrocinados por la
custodia franciscana aseguran eran retoños en tiempo del Nazareno.
Sus troncos miden ahora tres metros de diámetro y
sus olivas, maduradas bajo el seco calor del verano jerosolimitano,
producen un aceite viscoso que los franciscanos -custodios desde 1681-
reparten por todos los monasterios que tienen en Tierra Santa.
Situado en el valle al este del valle del Cedrón,
con el Monte de los Olivos a su espalda y las murallas de la ciudad
vieja de frente, el Huerto de Getsemaní que hoy visitan los émulos de
Gucci es una cuidada superficie de 1.200 metros cuadrados que reposa
junto a la llamada Basílica de la Agonía o Iglesia de las Naciones.
Poco queda de aquella serenidad que los
evangelistas concedían al lugar en el que Jesús solía retirarse a orar,
una almazara -el nombre proviene de la expresión aramea Gat Smane
(prensa de aceite)- con una gruta situadas ambas extramuros, en la loma
donde confluían los tres caminos a Betania.
Solo al caer la noche, cuando los grupos de
peregrinos abandonan el lugar y la tenue luz del ocaso cae sobre las
cúpulas doradas del Domo de la Roca y la Iglesia de Santa María
Magdalena, el paraje se envuelve en una suerte de mística similar a la
que hubo de poseer hace dos milenios, cuando toda la ladera era un
boscoso olivar.
Es entonces cuando la basílica adyacente,
construida por el arquitecto italiano Antoni Barluzzi entre 1919 y 1924
sobre las ruinas de una basílica bizantina del siglo IV y una capilla
cruzada abandonada en el siglo XIII, cobra todo su significado.
Financiada por una docena de países -de ahí su
nombre de Iglesia de las Naciones- Barluzzi diseñó sus vidrieras en
forma de cruz para que la luz apenas tamizara la oscuridad interior, la
tintara de opalescente violeta y recreara el ambiente umbrío, rasgado
por la luna llena, que la tradición relata.
El italiano se inspiró en la versión de Lucas 22
(39-46), quizá el relato más dramático y completo de los sucesos que
supuestamente acaecieron aquel Jueves Santo en el que Jesús, sabedor de
su destino, entregó su voluntad al padre.
Según el discípulo de Pablo de Tarso, tras cenar
en el vecino cenáculo, Jesús y sus apóstoles cruzaron el valle del
Cedrón para llegar a un jardín del Monte de los Olivos, donde “se alejó a
un tiro de piedra y comenzó a rezar” mientras el resto dormía, cautivo
de la tentación.
La angustia le atrapó, sudó sangre y proclamó: “Señor, aparta de mí este cáliz, pero que no se haga mi voluntad sino la tuya”.
Ninguna prueba más allá de la fe lo certifica,
como tampoco existen evidencias de que la gruta que se interna en el
monte, a la derecha de la iglesia -conocida como la Tumba de María-,
fuera el lugar donde Judas dio el beso traidor que inició la pasión de
Cristo.
Siglos después, ya en manos de la custodia
franciscana, jardineros como Emile cultivaban bajo sus olivos milenarios
flores que servían para adornar el Santo Sepulcro.
La ciencia dice que ocho de ellos tienen al menos
2.000 años -un estudio del Consejo Nacional de Investigaciones Italiano,
dirigido por Antonio Cimano y Giovanni Gianfate, certificó que el
epigeo de al menos tres de esos árboles es genéticamente igual a restos
de olivo de aquella época.
La fe garantiza que allí comenzó un “viacrucis”
que llevó a Jesús a cruzar preso el valle del Cedrón -donde la historia
sitúa los restos de Absalón, el hijo díscolo del rey David, la tumba de
Santiago, primer obispo de Jerusalén, y la de Zacarías, padre del
Bautista.
Y a ascender por la colina que aún hoy conduce a la puerta de los Leones, para someterse a la voluntad divina.
Autor: Javier Martín

RadioAzua.Com Noticias

Radio Azua Noticias es nuestra seccion dedicada a informar a nuestros lectores los ultimos acontecimientos en el mundo.

*

*

Top